Aprende a volar dentro de un escenario

Si quieres ser actor no te queda otro remedio que estudiar arte dramático. Uno no puede pretender convertirse en un experto en arte sin estudiar. Aunque algunas personas no lo crean, los artistas tienen que someterse a una gran preparación física e intelectual. El talento es solo un punto de partida.

Todos sueñan con ser estrellas e interpretar a los grandes personajes de la historia del teatro y el cine. Pero a muy pocos se les dan las cosas de manera tan repentina. Uno no puede confiar en el azar, tiene que labrarse su camino. Por eso sitios como la fundación Shakespeare son indispensables en la formación de un actor.

No basta con haber participado en todas las obras de teatro en la escuela ni con haberse leído los clásicos. Convertirse en un artista es mucho más que eso. Y estoy hablando de un rigor que no todos soportan. Por eso hay que estar bien decididos para atreverse a empezar este camino. Claro que tiene tantas satisfacciones que todos los sacrificios valen la pena.

Al final del camino uno mira hacia atrás y se siente orgulloso de lo que ha logrado. Ese es un sentimiento entrañable.